Visitas: 1910
Casa Episcopal de Cuenca, situada en la calle Bolívar de la época colonial, conserva aun su primoroso balcón, como uno de sus últimos vestigios. Nació en ella el ilustre sabio y santo Hermano Miguel. Posteriormente, Sede del Obispado de Cuenca de tanta trascendencia religiosa y cultural. (1935).