INDEPENDENCIA DE CUENCA

INDEPENDENCIA DE CUENCA

El 3 de Noviembre de 1820, V�zquez de Noboa como gobernador de la ciudad re�ne a la gente del pueblo para publicar un bando (antigua forma de dar una noticia al pueblo) y con el pretexto de dar mayor importancia y elegancia a este hecho, pide que est� presente un grupo de soldados armados. Cuando estaban reunidos escuchando el bando, el Teniente Tom�s Ord��ez, el Escribano del pueblo y unas 7 personas m�s, se lanzan contra los soldados y les quitan las armas.

El jefe militar llamado Antonio Garc�a Trelles (espa�ol) al ver este ataque, ordena que salgan del cuartel los 109 soldados y principia la desigual pelea, entre la gente del pueblo y los militares.

El Teniente Tom�s Ord��ez luchaba y daba �nimos a sus compa�eros. Luego se unen dos sacerdotes: Juan Mar�a Ormaza y Jos� Pe�afiel quienes tambi�n luchan y dan con sus palabras �nimo a la gente del pueblo.

En la tarde del d�a 4 de noviembre llega m�s gente desde la poblaci�n de Chuquipata al mando de otro sacerdote llamado Javier Loyola. Con la ayuda de esa gente los patriotas logran vencer a la tropa espa�ola.

Estos hechos se realizaron en Verdeloma y fue tanto el patriotismo del sacerdote Javier Loyola, que alguien compuso esta copla en su honor:
�Qu� viva el cura Loyola!
�que viva la libertad!
�abajo los chapetones!
�abajo su terquedad!

Al d�a siguiente 5 de noviembre de 1820 toda la poblaci�n acude a la iglesia Catedral con el fin de o�r Misa y dar gracias a Dios por este hecho.

"Entonces, Cuenca fue libre para siempre. Hab�a proclamado la libertad el 3 de noviembre de 1820 y esa libertad fue ratificada con la sangre que heroicamente derram� su hijo predilecto, Abd�n Calder�n, el 24 de mayo de 1822 en las faldas del Pichincha, y luego fue defendida y consagrada, en las llanuras de Tarqui, el 27 de febrero de 1829".
Y esa "llanura extensa como el cielo ha tra�do al mundo a hombres famosos. Podemos recordar desde el nacimiento del primog�nito del Inca T�pac - Yupanqui, Huayna C�pac, el nuevo "hijo del sol", quien fuera el Inca m�s grande de toda la dinast�a; tampoco pod�a faltar una mujer a la que la historia no olvidar� jam�s, la cuencana Margarita Torres de Ord��ez, que en su casa contribuy� a fraguar el "movimiento emancipador de las comarcas azuayas". Abd�n Calder�n Garaicoa, aquel jovencito que muri� heroicamente en las faldas del Pichincha, Jos� Domingo de La Mar, nacido en Cuenca, pero que viaj� a Espa�a y all� le cupo demostrar su val�a en las luchas de la Madre Tierra contra Napole�n, Alejandro Machuca, que lleg� a ser coronel de los ej�rcitos patriotas, siendo a�n muy joven, por su valor y talento militar, pero muri� b�rbaramente el 20 de marzo de 1838, a golpes que le propin� un grupo de indios ansiosos de dinero ,Baltazara Calder�n Garaicoa, hija del coronel Francisco Calder�n, m�rtir de la Libertad Americana y esposa de doctor Vicente Rocafuerte, ilustre Presidente del Ecuador; ella escribi� art�culos period�sticos, folletos, revistas, libros, de mucha erudici�n.

En Cuenca cada 3 de noviembre recordamos a cada uno de aquellos grandes que nacieron en su seno y que por distinto camino enaltecieron el nombre de su ciudad natal o de la provincia, dejando una obra que puede borrar el tiempo pero no la historia: Fray Vicente Solano; Gaspar Sangurima; Benigno Malo Valdivieso; Mariano Cueva Vallejo; P�o Bravo Vallejo, Manuel Vega D�vila; Jos� Manuel Rodr�guez Parra; Antonio Borrero Cort�zar; Jos� Miguel V�lez; Luis Cordero Crespo; Jos� Mar�a Rodr�guez; Federico Proa�o; Fray Jos� Mar�a Aguirre; Juan Bautista V�squez Herdoiza; Julio Mar�a Matovelle; el Hermano Miguel; Jos� Peralta; Luis Pauta Rodr�guez; Antonio Vega Mu�oz, Miguel Moreno Ord��ez, Honorato V�zquez Ochoa, Remigio Crespo Toral; Alberto Tamariz Carri�n; Manuel J. Calle; V�ctor Le�n Vivar; Remigio Romero y Le�n; Octavio Cordero Palacios; Jes�s Arriaga; Aurelia Cordero D�vila de Romero y Le�n; V�ctor J. Cuesta; Daniel S. Alvarado; Luis Cordero D�vila; Nicanor Aguilar; Gonzalo C�rdova; Remigio Tamariz Crespo; Gonzalo Cordero D�vila; Juan I�iguez Veintimilla; Alfonso Moreno Mora; Rafael Romero y Cordero; Dolores J. Torres, Alfonso Mar�a Borrero Moscoso, hombre y mujeres ilustres como muestra de los frutos que ha dado la ciudad de Cuenca